sábado, 25 de junio de 2011

EL CEREBRO MASCULINO













Ácido linoleico, ángel o demonio.




El término ácido linoleico conjugado (CLA) agrupa a una serie de ácidos grasos polinsaturados que son isómeros de posición y configuración geométrica del ácido linoleico (Todos cis 9-12 octadecadienoico; c9, c12-18:2) con dobles enlaces conjugados. Los dobles enlaces del CLA se pueden localizar en las siguientes las posiciones 7, 9; 8, 10; 9, 11; 10, 12 ó 11, 13 y además puede haber combinaciones de las configuraciones geométricas, cis y trans.
El isomero del CLA más abundante es el c9t11-CLA también llamado ácido ruménico.
El CLA se encuentra en los derivados cárnicos de res y cordero así como en los productos lácteos derivados de estas especies de rumiantes. Adicionalmente a estas fuentes dietarias el CLA puede ser sintetizado a partir del ácido vaccénico (t11-18:1) por acción de la enzima D9-desaturasa que se encuentra abundantemente en la glándula mamaria y el tejido adiposo.
Experimentalmente se ha descrito que el CLA tiene una serie de efectos biológicos entre los que destacan:

  • el efecto antidiabetogénico,
  • el antiateroesclerotico,
  • el antiadipogénico y
  • el anticarcinogénico
El ácido linoleico conjugado se encuentra en cantidades muy pequeñas en los aceites vegetales, pero es relativamente abundante en las grasas animales, sobre todo en la leche de los rumiantes, en donde llega a alcanzar el 0.6%, es producido por la flora gastrointestinal de los rumiantes, en particular por los Butyrivibrio fibrisolvens, a partir del ácido linoleico. El ser humano y algunos mamíferos también lo producen, pero en cantidades muy pequeñas, por desaturación enzimática en el hígado del ácido vaccénico (ácido trans 1,11-octadecenoico) el cual es, a su vez, producido a partir del ácido linoleico
El ácido linoleico conjugado se distribuye en los fosfolípidos, particularmente en la fosfatidiletanolamina. En el ser humano se ha observado la presencia de ácido linoleico conjugado, ya sea en la leche o en el plasma sanguíneo, con unos niveles fluctúan en 0,15%-0,22% y 0,4-0,5% del total de los lípidos circulantes, respectivamente. Sin embargo, los niveles de ácido linoleico conjugado determinados en los humanos pueden ser muy variables, dependiendo de la cantidad y tipo de carne que se consume y del tipo de alimentación que reciben los animales, de los hábitos de consumo individuales, de la composición total de la dieta, entre otras.
Efectos adversos: Un estudio publicado en Frontiers in Bioscience, en el que también han participado el Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares y el Centro de Investigación Biomédica en red de Obesidad y Nutrición (Ciberobn). ha indicado que los suplementos alimentarios enriquecidos con CLA trans podrían ejercer efectos adversos provocando la degeneración grasa del hígado (esteastosis), por eso resulta urgente que se indique el tipo de isómero presente en las preparaciones comerciales". En concreto, de los distintos isómeros de este ácido graso, la dañina es la llamada trans (científicamente, la trans10-cis12). Esto se debe, explica Jesús de la Osada, del Ciberobn, a que en general las personas están "más preparadas para las formas cis", que es otra manera de pliegue. Esta característica es la que hace que otros compuestos trans mucho más conocidos, las grasas saturadas, también sean perjudiciales. Simplificando, se dice que hay una forma cis en una cadena de átomos cuando ésta entra y sale de un nudo o de una rigidez por el mismo lado (por la derecha las dos, por ejemplo), lo que hace que la molécula sea más compacta. En cambio, la trans indica que entra y sale por direcciones contrarias, con lo que queda más extendida.