sábado, 12 de febrero de 2011

¿Fin del silicio en circuitos...?

El grafeno tendrá muchísimas aplicaciones en el futuro pero donde se centrará será en el sector de la informática y la electrónica. Un ejemplo lo da IBM que ha demostrado que la potencia del grafeno es bastante más superior del silicio. Para ello el pasado invierno de 2009 IBM presentó los primeros chips fabricados en grafeno y que son 10 veces más veloces que los de silicio, casi nada.

Y es que el grafeno será realmente útil en el futuro. Por ejemplo, gracias a sus características (mínimo grosor, gran flexibilidad, conductividad y dureza) el grafeno se puede utilizar para la fabricación de pantallas táctiles. Pero ojo, que estas pantallas táctiles no solo serán bastante más livianas sino que también serán extensibles según el gusto del usuario y tendrán una nitidez impresionante. Además se podrán enrollar cuando no tengas que usar tu dispositivo para que se pueda guardar en cualquier sitio. Os voy a poner un video para que os hagáis una idea de lo que os cuento.

Por las propiedades que tiene este material podríamos definirlo como una especie de diamante flexible y muy, muy liviano. Estas propiedades lo hacen idóneo para ser utilizado para la fabricación de chalecos antibalas de uso militar, sustituyendo a los chalecos antibalas tradicionales fabricados con Kevlar. A día de hoy es muy poco rentable fabricar grafeno en grandes cantidades ya que, aunque se ha podido fabricar grafeno sintético, sus cualidades ni se aproximan a las de la versión natural.

Pero al ritmo que está avanzando la ciencia se calcula que en 5 años el grafeno será un material indispensable para la vida moderna y sustituirá para siempre al silicio, material básico para la fabricación de ordenadores, de ahí que el famoso valle de la informática se llame Silicon Valley(Valle del Silicio).

Ahora que todo esto tiene algunas consecuencias negativas. El silicio se convertirá en un material bastante obsoleto y ya no será un material de primera necesidad como hasta ahora. Bastantes minas se cerrarán porque el precio del silicio bajará considerablemente. Y este hecho afectará a diferentes economías, en especial en Suramérica. Pero como dice el refrán: hay que renovarse o morir. Además, el grafeno abrirá nuevas oportunidades de negocio para muchos, ahí está la clave del progreso.

Una lámina de este material enrollada en el bolsillo será nuestro GPS, nuestro periódico, revista, móvil, reloj e incluso ordenador táctil. Aún se ha de desarrollar esta tecnología y depurar esos pequeños fallos que tiene el grafeno.

Científicos han hecho un gran avance hacia la creación de nanocircuitos en grafeno, ampliamente considerado como el candidato más prometedor para sustituir al silicio como componente básico de los transistores. Han elaborado un proceso sencillo y rápido de un solo paso basado en nanolitografía termoquímica (TCNL) para la creación de nanocables, ajustando las propiedades electrónicas del óxido de grafeno reducido a nanoescala y con ello permitiendo que pase de ser un material aislante a un material conductor.

La técnica funciona con múltiples formas de grafeno y está lista para convertirse en un hallazgo importante para el desarrollo de la electrónica de grafeno. La investigación aparece en la edición de junio 11 de 2010 de la revista Science. Los científicos que trabajan con nanocircuitos están entusiásticos con el grafeno porque los electrones se encuentran con menos resistencia cuando viajan a lo largo del grafeno comparado con el silicio y porque los transistores de silicio de hoy son casi tan pequeños como lo permiten las leyes de la física.

Si bien la nanoelectrónica con grafeno podría ser más rápida y consumir menos energía que con silicio, nadie sabía cómo producir nanoestructuras de grafeno sobre un método reproducible o escalable. Esto fue así hasta ahora.

“Hemos demostrado que por calefacción aislante a nivel local de óxido de grafeno, tanto las escamas como las variedades epitaxiales, con una punta de microscopio de fuerza atómica, podemos escribir nanocables con dimensiones de hasta 12 nanómetros. Y podemos ajustar sus propiedades electrónicas hasta cuatro órdenes de magnitud más conductivas. No hemos visto ninguna señal de desgaste de las puntas o muestra de quebranto”. dijo Elisa Riedo, profesora adjunta en la Escuela de Física en el Georgia Institute of Technology.

No hay comentarios: