miércoles, 29 de abril de 2009

Qué hacer con el aceite usado

El aceite



En el portal aceitedeoliva.com tenéis toda una recopilación de información desde el punto de vista técnico, salud y de consumo.



martes, 28 de abril de 2009

Preparación de muestras

Aquí tenéis un documento para comenzar a preparar el tema de toma muestras.


sábado, 25 de abril de 2009

Edulcorantes: ángeles o demonios.


Los edulcorantes no calóricos, ya sean naturales o artificiales, son una de las áreas más dinámicas dentro del campo de los aditivos alimentarios. Debido al gran crecimiento que han experimentado los alimentos bajos en calorías y, en mayor medida, las bebidas sin azúcar o light, estos aditivos han pasado a formar parte de la dieta habitual de una gran cantidad de la población. Para que un edulcorante natural o artificial pueda ser utilizado por la industria alimentaria debe ser totalmente inocuo y cumplir varios requisitos, como ofrecer un sabor dulce que se perciba rápidamente a la vez que desaparezca con facilidad. Además, su gusto debe ser lo más parecido al de la sacarosa, es decir, al azúcar común. También debe resistir las condiciones del alimento en el que se va a utilizar así como los tratamientos a los que se vaya a someter.

El uso de edulcorantes artificiales ha sido objeto de múltiples polémicas en cuanto a su seguridad a largo plazo. El consumidor es quien decide si asume un riesgo, muy remoto, frente a las ventajas que le aporta el uso de productos sin azúcar. Ante este hecho, las autoridades responsables han establecido una ingesta diaria admisible (IDA) no perjudicial para la salud. Los valores se expresan en mg/Kg de peso corporal para cada individuo, y tanto la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA, en sus siglas inglesas) como la Organización Mundial de la Salud (OMS) informan periódicamente de si estos valores varían.

Por norma general, la ingesta de edulcorantes no calóricos está muy por debajo del IDA permitida. Muchos de estos edulcorantes se utilizan mezclados entre sí para potenciar su valor endulzante, un valor que no resulta de la suma de la mezcla sino que se produce un sinergismo, es decir, se eleva su capacidad de endulzar. Como resultado de esta mezcla, se obtiene un valor superior a los edulcorantes por separado, lo que contribuye a hacer un uso en pequeñas cantidades.

Aunque es muy difícil superar la dosis permitida, hay que tener en cuenta que cada vez hay más alimentos en el mercado que contienen elevadas cantidades de edulcorantes en su composición y, si a este hecho se le suma la ingesta de bebidas o productos sin azúcar, la suma final puede ser elevada. Todos los datos acerca de los efectos negativos de los edulcorantes se han obtenido a partir de experimentos en animales utilizando dosis muchísimo mayores que las ingeridas por un consumidor habitual, con lo cual la extrapolación al ser humano no es fácil. Por el momento, los estudios en este campo no aportan conclusiones rotundas.

Clasificación de los edulcorantes

Los edulcorantes se dividen en naturales, nutritivos y no nutritivos o intensos. Las diferentes familias de edulcorantes se clasifican de acuerdo con su origen. Los principales grupos son los edulcorantes naturales, los nutritivos y no nutritivos o intensos. Los edulcorantes naturales son los que provienen del azúcar que se encuentra en los alimentos. Adicionan propiedades funcionales a los alimentos mediante sus efectos en las características sensoriales, físicas, microbianas y químicas. Todas ellas proveen al consumidor similar cantidad de energía excepto en aquellas personas que padecen anormalidades genéticas del metabolismo de los carbohidratos como galactosemia o intolerancia hereditaria a la fructosa. Pertenecen a este grupo, entre otros, la glucosa, la fructosa, la galactosa, la sacarosa, la lactosa, la maltosa y la miel.

Los edulcorantes no nutritivos o intensos, llamados también de alta intensidad, pueden ofrecer a los consumidores una manera de disfrutar el sabor de la dulzura con poca o ninguna ingesta de energía o respuesta glucémica. Los edulcorantes no nutritivos pueden contribuir al control del peso o de la glucosa en sangre, así como a la prevención de las caries dentales. La industria de la alimentación valora estos edulcorantes por muchos atributos. Entre ellos, cualidades sensoriales como un sabor dulce puro, la ausencia de sabor amargo o de olor, seguridad, compatibilidad con otros ingredientes alimentarios y estabilidad en diferentes entornos alimentarios.

Entre los distintos tipos de edulcorantes enumeramos los más importantes:

  • Sacarina o E 954. La sacarina fue el primer edulcorante acalórico que se descubrió, creando una gran expectación entre personas diabéticas y obesas. De forma casual, el joven químico alemán Constantin Fahlberg, que estudiaba en la Universidad Johns Hopkins (EEUU), descubrió en 1879 que un derivado del alquitrán al que llamó sacarina (O-sulfamida benzoica), presentaba un sabor extremadamente dulce. La sacarina se incluyó en la primera lista que publicó la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos de aditivos GRAS (Generally Recognised as Safe o Reconocida Generalmente como Segura), en 1959. Se trata del edulcorante artificial más utilizado, al ser de 300 a 500 veces más dulce que la sacarosa y utilizarse como aditivo en un amplio rango de alimentos, como refrescos, yogures, productos para diabéticos y bajos en calorías y como edulcorante de mesa. La forma más conocida es la sal sódica. Tiene un regusto amargo, sobre todo cuando se utiliza a concentraciones altas. Al igual que el ciclamato, es un edulcorante que resiste el calentamiento y los medios ácidos, por lo que es muy útil en muchos alimentos procesados. La ingesta diaria admisible es de 0-5 miligramos por kilogramo de peso (SCF).
  • En refrescos, batidos y cereales de desayuno es común encontrarnos el llamado ciclamato o E 952. Éste se sintetizó por primera vez en 1937. Es muy estable y su poder edulcorante es alto; unas 30 a 50 veces más dulce que la sacarosa. No aporta calorías y se emplea sobre todo como edulcorante de mesa y en bebidas instantáneas, productos horneados, conservas de frutas, dulces y productos farmacéuticos. En Europa está autorizado, siendo la ingesta diaria admisible de 0-7 miligramos por kilogramo de peso (SCF).
  • Los concentrados para bebidas y vegetales en conserva suelen contener otro tipo de edulcorante, el acesulfamo K o E 950. Es un edulcorante no calórico que fue descubierto casi al azar en 1967. Se autorizó en Inglaterra hacia la década de los 80. En la actualidad se utiliza en muchos países como Estados Unidos y los que componen la Unión Europea. Tiene un elevado poder edulcorante; es unas 130 a 200 veces más dulce que la sacarosa y su estructura química es más bien sencilla. Se emplea en bebidas carbonatadas y bebidas no carbonatadas, edulcorantes de mesa, productos lácteos, mermeladas, confituras y dulces, productos horneados y pasta dental, entre muchos otros. No provoca caries y es apto para diabéticos. Es muy estable durante el procesado de los alimentos y su almacenamiento. El organismo no es capaz de digerirlo ni de acumularlo, lo elimina rápidamente por vía renal, por lo que es totalmente inocuo. La ingesta diaria admisible es de 0-9 miligramos por kilogramo de peso (SCF).
  • Polioles de baja energía o "alcoholes del azúcar". Los polioles son edulcorantes que se utilizan como sustitutos del azúcar común. Aportan menos energía que los azúcares y tienen otros efectos beneficiosos: no afectan a los niveles de azúcar en sangre y son menos cariogénicos; es decir, no provocan caries. Hay polioles naturales, pero la mayoría se fabrican mediante la transformación de azúcares en laboratorio. Todos los polioles son absorbidos lenta e incompletamente en el intestino. No obstante, si se ingiere una dosis alta (más de 50 gramos de sorbitol o más de 20 gramos de manitol al día), pueden causar diarrea. Por este motivo, conviene limitar su ingesta diaria y están desaconsejados en niños, ya que en ellos el efecto laxante se manifiesta más fácilmente debido a su menor peso corporal. Los de mayor empleo son: E-420 o Sorbitol y jarabe de sorbitol, E-421 o Manitol, E-953 o Isomaltitol, E-965 o Maltitol y jarabe de maltitol y el E-976 o Xilitol. Se utilizan en productos bajos en calorías (caramelos, gominolas, chicles, etc.) y para diabéticos.
  • Los chicles, salsas y bebidas alcohólicas contienen Taumatina o E 957. Procede de la fruta «katemfe» (Thaumatococcus daniellii) del África Occidental. En Japón se lleva utilizando desde el año 1979, en Inglaterra se utiliza en fármacos, en Estados Unidos para los chicles y en Australia como aditivo aromatizante. Es el edulcorante más dulce; unas 2000-3000 veces más dulce que la sacarosa. Se trata de una proteína que el organismo emplea como tal, es decir, como cualquier otra proteína procedente de carnes, pescados, huevos, etc. En la boca, deja un cierto regusto a regaliz, según la dosis. Se utiliza en bebidas que contienen café, saborizantes, refrescos y en los productos fortificados o enriquecidos con vitaminas y minerales, además de enjuagues bucales y productos bajos en grasa. En ocasiones, se emplea con otras sustancias como potenciador del sabor. La taumatina está catalogada como «Reconocida Generalmente como Segura» por la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos. Puede ser usada de acuerdo con las buenas prácticas de fabricación.
  • El aspartamo o E 951, tan común en los postres y pastillas de menta, fue descubierto en 1965 y se comenzó a utilizar inicialmente en Estados Unidos. Está formado por la unión de dos aminoácidos (constituyentes básicos de las proteínas), denominados fenilalanina y ácido aspártico. Tiene un elevado poder edulcorante; es unas 200 veces más dulce que el azúcar. Por este motivo, a pesar de que es calórico, conviene utilizar muy poca cantidad y su valor energético resulta inapreciable. A diferencia de otros edulcorantes, carece de regusto. Su principal inconveniente radica en que no resiste bien las altas temperaturas, por lo que no puede usarse en productos sometidos a temperaturas altas. Se emplea en: refrescos, zumos, cereales de desayuno, como edulcorante de mesa, chicles, lácteos, mermeladas, bebidas calientes de chocolate, multivitaminas y y en productos farmacéuticos. Es una sustancia inocua salvo en personas que padecen fenilcetonuria; una enfermedad congénita en la que se acumulan cantidades muy altas de fenilalanina en sangre, originando retraso mental y otras alteraciones importantes de la salud y calidad de vida. Por este motivo, en el etiquetado es obligatorio que aparezca una de estas advertencias: "no apto para fenilcetonúricos", "contiene una fuente de fenilalanina". La ingesta diaria admisible es de 0-40 miligramos por kilogramo de peso (SCF).
  • Neohesperidina DC -dihidrocalcona- (NHDC) o E 959. Se obtiene por modificación química de una sustancia presente en la naranja amarga, Citrus aurantium. Es entre 400 y 1800 veces más dulce que la sacarosa y tiene un sabor dulce más persistente, con regusto a regaliz. Se degrada en parte por la acción de la flora intestinal y es inocuo. Se puede utilizar en chicles, caramelos y bebidas carbonatadas y no carbonatadas, entre otros. También posee propiedades reductoras del sabor amargo. La ingesta diaria admisible es de 0-5 miligramos por kilogramo de peso corporal (SCF).
  • El nuevo aditivo de alto poder edulcorante derivado del azúcar común se llama Sucralosa. Es 600 veces más dulce que el azúcar, no provoca caries, no se transforma en el organismo y no aporta calorías. Además, es muy soluble en agua y tiene una excelente estabilidad en una amplia gama de alimentos procesados y bebidas, como edulcorantes de mesa, frutas procesadas, chicles y productos horneados. La ingesta diaria admisible es de 0-15 miligramos por kilogramo de peso corporal (SCF).

LA ESTEVIA, EDULCORANTE NATURAL

La stevia o estevia es un arbusto pequeño, perteneciente a la familia de los crisantemos y originario de la zona Norte de Paraguay y zonas adyacentes del Brasil.

Las hojas tiernas tienen un agradable sabor a regaliz y se puede usar para reemplazar el azúcar refinado puesto que contienen glucósidos de sabor dulce que no son metabolizables y tampoco contienen calorías. El edulcorante (esteviósido) de este arbusto es entre 25 y 30 veces más dulce que el azúcar y el extracto unas 200 veces más. Las hojas secas de la estevia contienen un 42% aproximadamente de sustancias hidrosolubles, además contiene proteínas, fibra, hierro, fósforo, calcio, potasio, zinc y vitaminas A y C.

Actualmente la estevia se cultiva en varios países como Japón, China, Corea, Malasia, Rusia, Israel, América del Sur y México. En estos países se utiliza como edulcorante en todo tipo de alimentos y bebidas, especialmente porque no tiene los efectos secundarios de otros edulcorantes y, además, no se descompone.

En 1970, Japón aprobó el uso de la estevia en alimentos y bebidas en sustitución de los edulcorantes químico-artificiales (supone el 41% de los endulzantes consumidos) y en Extremo Oriente es muy utilizada como edulcorante, tanto en refrescos como en chicles y hasta para saltear las salsas. Son los japoneses quienes más han investigado clínicamente la estevia y su extracto, el esteviósido y aunque se ha demostrado que es inocuo, está prohibida su «publicidad y venta» en la Unión Europea argumentando dicha prohibición en el hecho de que no hay suficientes datos que garanticen la seguridad de su uso alimentario.

Muchos de los usos de la estevia son conocidos como edulcorante de mesa, en bebidas, en pastelería, en dulces, en confituras, en mermeladas, en yogures, en chicles, entre otros. También se conocen sus propiedades medicinales destacándose su acción antidiabética ya que regula los niveles de glucosa en sangre. Otros estudios muestran que es una planta antibacteriana bucal, digestiva, diurética, vasolidatadora, con efectos beneficiosos en la absorción de la grasa y la presión arterial.

Todos estos datos hacen considerar a esta planta como una de las de mayor potencial en el futuro. Primero porque puede ser de ayuda en problemas nutricionales, pero fundamentalmente porque puede implicar una reducción del consumo de aditivos y de sustancias químicas de síntesis, con una acción antimicrobiana añadida que habrá que precisar en el futuro.

viernes, 24 de abril de 2009

El azúcar. Rico, rico


El azúcar es la sacarosa obtenida industrialmente de la caña de azúcar, ('Saccharum officinarum'), o de la remolacha azucarera ('Beta vulgaris').
El azúcar es un alimento muy apreciado por su sabor único y su capacidad de hacer más apetecibles gran variedad de productos. Sus funciones son varias: sirve como conservante en diferentes productos, aporta energía al organismo y, la más importante, alimenta el cerebro. Sin embargo, una cantidad excesiva puede ser perjudicial para la salud favoreciendo la diabetes o la obesidad. Como gran parte de los alimentos de la dieta, su consumo es necesario pero debe ser moderado.

Como la obtenemos:
Ya sea a partir de la remolacha o de la caña de azúcar, el primer paso para la elaboración del azúcar es determinar la calidad del producto. Parámetros como el contenido en fibra, sacarosa o el nivel de impurezas son los más analizados. El primer paso en la industria es la extracción del jugo que poseen las dos plantas. El resultado es un jugo bruto tamizado y con múltiples residuos. Se puede añadir agua caliente para extraer la máxima cantidad de sacarosa posible. Después se realiza la purificación o refinación del jugo, que aumenta de temperatura y es carbonatado y filtrado varias veces hasta separar los sólidos. El resultado es un líquido claro.
Dependiendo del tipo de azúcar que se desee elaborar, se llevará o no a cabo la refinación del producto (el azúcar moreno, por ejemplo, no pasa por este proceso). Para conseguir un azúcar refinado final completamente soluble en agua es necesario usar cal para separar los compuestos insolubles. Este producto puede tratarse también con dióxido de azufre en gas para blanquearlo. El siguiente paso es la evaporación, que es en el que se concentra el jugo en varias fases hasta llegar a la concentración final deseada. Normalmente se convierte en espeso y se evapora el agua del jugo.
El producto recién obtenido pasa a la fase de cristalización, donde después de una serie de calentamientos y centrifugaciones se obtienen dos productos, el azúcar y las melazas. Las melazas aún contienen azúcares y otros sólidos no solubles que se suelen aprovechar para la producción de alcohol. El azúcar aún húmedo se seca en aire caliente y luego se enfría con aire. Finalmente es envasado y empaquetado en sacos, que pueden ser de distintos tamaños, para su venta.
Calidad del azúcar
El azúcar se clasifica por su origen según provenga de la remolacha o de la caña de azúcar. No obstante, el grado de refinación también marca la calidad. El rubio o también llamado moreno es el que posee un color amarillento o pardo, es pegajoso al tacto, soluble casi totalmente en agua y proporciona un color turbio a ésta cuando se mezclan. Este tipo de azúcar contiene de un 85% a un 95% de sacarosa en su composición y se obtiene del jugo de la caña de azúcar sin refinar ni procesar, sólo se cristaliza.
El azúcar blanquilla o blanco cristalizado procede de los primeros productos de extracción. Tiene un color blanco o ligeramente amarillento y es casi totalmente soluble en agua, con más del 99,7% de su composición como sacarosa pura. Finalmente, el azúcar refinado se obtiene a partir de un azúcar crudo mediante refinación hasta que se consigue un producto de color blanco brillante. Esta solución, al disolverse con agua, da como resultado una mezcla transparente totalmente soluble en agua. Este azúcar refinado contiene un mínimo del 99,9% de sacarosa en su composición y, durante el proceso de refinamiento, algunos de sus nutrientes como minerales y vitaminas pueden perderse. Este es el azúcar más puro.
Suele haber opiniones contrarias para determinar cuál es el mejor azúcar. Expertos naturistas apoyan la teoría de que el azúcar amarillento o moreno es más saludable para el organismo, algo, sin embargo, que no siempre es así. Este tipo de azúcar puede contener mayor número de impurezas y recibir una mayor cantidad de procesos químicos. Sin embargo, a efectos nutricionales conserva todos los nutrientes iniciales.

martes, 21 de abril de 2009

¿Cómo se extrae la cafeína del café para obtener café descafeinado?


La cafeína es un alcaloide cuyo consumo tiene efectos estimulantes sobre el sistema nervioso autónomo y sobre el corazón, pero su abuso produce arritmia cardíaca, insomnio y dolor de cabeza. Por ello, algunas personas consumen café descafeinado, debido a problemas de salud o por que quieren disminuir su dependencia a la cafeína.

Como el café desarrolla casi todo su sabor durante el proceso de tueste, la cafeína se extrae directamente de los granos verdes, existiendo para ello diferentes métodos, que se han perfeccionado hasta el punto de afectar mínimamente al sabor y al aroma.

Tratamiento con agua

Los granos de café humedecidos se empapan en agua mezclada con extracto de café verde al que se le ha reducido previamente la cafeína, aunque también se realiza el lavado solamente con agua. Un fenómeno de ósmosis atrae la cafeína de la alta concentración de los granos a la baja concentración del disolvente. Los granos ya descafeinados se secan con aire caliente. En cuanto al agua con la cafeína disuelta, se bombea ésta a través de un filtro de carbón activo que absorbe la cafeína, pero deja otros compuestos adicionales que añaden sabor al café, así ya está lista para utilizarse con nuevos granos. Es el agua mezclada con extracto de café verde que se nombraba al inicio.

Proceso de cloruro de metileno

Este método emplea cloruro de metileno como disolvente químico. Los granos verdes se humedecen en agua para que la superficie del grano se vuelva porosa, y se dejan en remojo en cloruro de metileno hasta que la cafeína se haya disuelto. El disolvente se elimina mediante un evaporador y después se lavan los granos. Después de ello se secan con aire caliente. El cloruro de metileno se reutiliza para posteriores procesos de descafeinado.

Tratamiento con dióxido de carbono

Se hace circular dióxido de carbono entre los granos, dentro de tambores que funcionan a una presión de 250 a 300 atmósferas. A estas presiones, el CO2 adquiere propiedades únicas que le confieren una densidad similar a la de un fluido y la capacidad de difusión de un gas, lo que le permite penetrar en los granos y disolver la cafeína. El CO2 rico en cafeína se canaliza a través de un filtro de carbón vegetal que la absorbe, permitiendo que éste vuelva al circuito y a los tambores. Los granos ya descafeinados se secan con aire caliente.

Alimentos diferentes.


Videos tu.tv

Resulta curioso saber que los alimentos, además de los reconocidos nutrientes, contienen ciertos componentes que les confieren propiedades únicas y que los hacen diferentes frente al resto, aunque sean del mismo grupo. ¿Sabía que los orejones que se venden pueden provocar alergias por el conservante que llevan? ¿Sabía que de la remolacha, además de azúcar, se extrae un colorante de uso habitual en la industria alimentaria?

Características peculiares

  • Almendras amargas. Esta variedad de almendras, con un característico sabor amargo, no procede del mismo árbol que las almendras dulces. Contienen ácido cianhídrico tóxico, por lo que sólo deben emplearse en dosis mínimas. Sin embargo, hasta 30 gramos de almendras amargas son inofensivas, y resultan de sabor y aroma agradable para añadirlas ralladas a productos de repostería. La misma precaución se ha de tener con el aceite de almendras amargas.
  • Orejones. El consumo de los melocotones o albaricoques deshuesados y deshidratados puede provocar reacciones alérgicas en personas sensibles. En la elaboración industrial, estas frutas se recolectan en su época, en verano, se lavan, cortan, deshuesan y se colocan en bandejas. Uno de los métodos de desecación utilizado consiste en espolvorear las bandejas con sulfitos y cubrirlas con un plástico durante horas. Posteriormente, se exponen al sol varios días y se almacenan en cámaras de sulfatación, después se ventilan y se envasan. En este caso, al llevar añadidos sulfitos como aditivos conservantes, se ha informado de que pueden provocar reacciones alérgicas en personas sensibles.
  • Pipas de calabaza. Las semillas o pipas de la calabaza se pueden consumir crudas o un poco tostadas. A sus propiedades nutritivas (vitamina A, ácido linoleico, cinc y hierro), se suma su contenido en cucurbitacina o cucurbitina, un principio activo de tipo alcaloideo con propiedades vermífugas. Las pipas de calabaza paralizan a los gusanos que viven como parásitos el intestino, como la tenia o solitaria, y los áscaris. Una vez inmovilizados y sueltos de la pared intestinal a la que se adhieren, resulta fácil expulsarlos tomando un laxante.
  • Cebolla. Esta hortaliza es muy rica en compuestos volátiles azufrados, componentes del aceite esencial que le confiere el sabor picante característico que es responsable de los efectos beneficiosos en la salud. La acción directa de este aceite esencial sobre las vías respiratorias facilita la expectoración, es decir, la acción de arrancar y arrojar por la boca las flemas y secreciones que se depositan en la faringe, la laringe, la tráquea o los bronquios. Esta acción bactericida está científicamente probada, por eso, se le reconoce a la cebolla la propiedad de combatir diversas infecciones como los resfriados y la bronquitis, y resulta muy útil a la hora de eliminar las mucosidades.
  • Congrio. La sangre del congrio contiene toxinas, al igual que la sangre de la anguila o la morena. No obstante, dicha sustancia es termolábil, es decir, que se destruye con la aplicación de calor. En concreto, es suficiente con temperaturas superiores a los 60º C, por lo que no presenta ningún tipo de riesgo para la salud, ya que el congrio se consume bien cocinado.
  • El besugo. Es un pez marino consumido desde tiempos remotos; se han encontrado restos de besugo en excavaciones efectuadas en Escocia que confirman que era un alimento más del hombre en el Neolítico. Este pescado goza de una gran popularidad en todas las regiones españolas, tanto es así que, ha dado nombre a un utensilio de cocina, la besuguera, un recipiente empleado para cocinar cualquier pescado.
  • Arroz salvaje. En realidad no se trata de un arroz, sino de la semilla de una planta acuática llamada "avena de agua" o "arroz indio o Manomin", que crece silvestre en los suelos pantanosos de América del Norte y que puede llegar a alcanzar hasta tres metros de altura. El grano que produce se considera exquisito; de sabor avellanado y textura crujiente, más fino que el arroz de grano largo y de color oscuro. Tras la cocción se mantiene entero, y su interés radica más en su efecto decorativo que en sus cualidades gastronómicas. Suele presentarse en el mercado envasado en cajas de cartón y mezclado con arroz blanco de su misma forma.
  • Aceite de salvado de arroz. Empezó siendo un simple subproducto del arroz y se está convirtiendo en una alternativa válida a los aceites tradicionales. En la India, segundo país productor mundial de arroz, para aprovechar las enormes cantidades de salvado o cascarilla que se obtienen en el proceso de refinado, la industria arrocera empezó a extraer el aceite de ese salvado. En la actualidad se usa cada vez más y su consumo ya se está extendiendo a otros países. El aceite de salvado de arroz tiene una composición similar al de cacahuete. Es muy rico en fitosteroles y en tocoferol o vitamina E, y según las investigaciones realizadas, este aceite puede llegar a ser considerado útil para el tratamiento de las hiperlipemias, al reducir el nivel de colesterol sanguíneo.
  • La copra. Se trata de la carne seca y deshidratada del coco desmenuzada o molida. Es el producto más importante del coco desde el punto de vista económico y se obtiene secando la carne al sol o en un horno. A partir de la copra se puede obtener el aceite de coco, aunque industrialmente se apliquen otros métodos.
  • Remolacha. De la raíz de la remolacha se extrae un colorante muy utilizado por la industria alimentaria. El pigmento en cuestión, la betacianina, le confiere el color rojo característico. Se utiliza como colorante industrial y se denomina rojo de remolacha o E162 o Betania. Se suele emplear para dar color a numerosos productos como sopas, licores o helados, entre otros.Otra curiosidad de esta hortaliza es que este pigmento se metaboliza en el intestino, pero hay quienes carecen de la enzima que lo metaboliza y pasa a través del tubo digestivo sin experimentar ningún cambio, siendo excretado tal cual. Es por ello, que tras el consumo de remolacha, la orina y las heces adquieren un color rojizo.
Para leer el artículo completo puedes visitar la siguiente página http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/curiosidades/2009/03/16/184028.php

domingo, 19 de abril de 2009

Recordatorio II

viernes, 17 de abril de 2009

Alimentos para una sonrisa




Ahora que está terminando el curso necesitamos mucha energía. He encontrado un artículo de A. Roca para conocer aquellos alimentos que nos ayudan a no perder nunca la sonrisa.


  • Melisa. La infusión de esta planta constituye uno de los mejores remedios contra los problemas de los nervios, tanto en aquellas situaciones en la que es necesario restaurar el equilibrio personal como cuando la inquietud provoca alteraciones físicas. Además, tradicionalmente, ha tenido muy buena fama para tratar las taquicardias y reestablecer el ritmo normal del corazón.
  • Huevos de codorniz. Su sabor suave tiene la propiedad de relajar las tensiones. Los huevos de codorniz son eficaces contra el insomnio y la fatiga mental, al ser buenos reconstituyentes físicos. Ricos en vitaminas y proteínas, son un alimento ideal para las personas estresadas.
  • Foie gras. La vitamina B9 o ácido fólico influye en el buen humor. Encargada de regular el sueño y el apetito, actúa sobre el sistema nervioso y la salud de nuestros glóbulos rojos. Rico en ácido fólico, un trozo de foie gras sobre una tostada aporta una pequeña dosis de alegría, así como un suave efecto sedante.
  • Infusión de orégano. Es un remedio instantáneo contra la ansiedad y el nerviosismo. Con un poco de miel, constituye una bebida perfecta para tomar antes de irse a la cama en caso de insomnio.
  • Jamón, fuet y salchichón. Conocida también como tiamina, la vitamina B1 –presente en los embutidos de cerdo– facilita la transformación de los hidratos de carbono en energía. Además, cumple un rol indispensable en el funcionamiento del sistema nervioso y es antidepresiva.
  • Longan. De la familia del lichi, es un fruto del sur de China que, por lo general, se consume deshidratado. Se trata de un excelente tónico cerebral y está especialmente indicado en casos de fatiga mental o para calmar las emociones.
  • Frutas secas. Durante la desecación de la fruta fresca, su contenido en agua se reduce, lo que da lugar a la concentración de los nutrientes, por lo que son una fuente excelente de energía.
  • Flores de azahar. Con las flores de las naranjas amargas se prepara el agua de azahar que se utiliza como sedante y para reanimar en caso de desvanecimiento o palpitaciones.
  • Avena. Al ser una importante fuente de vitamina B1, tiamina, riboflavina (o vitamina B2, que juega un papel muy importante en el metabolismo energético), hierro, zinc, fibras solubles..., los copos de avena son capaces de calmar el estrés en tiempo récord.
  • Ostras. Estos moluscos son un excelente tónico del corazón cuya deficiencia provoca agitación mental e inso
    mnio. Las ostras son ricas en Omega 3, un eficaz antidepresor; en vitamina B, útil para el buen humor y en zinc y selenio, potentes inmunoestimulantes.
  • Chocolate negro. Es normal que en los días grises o tristes nos apetezca chocolate porque el oro negro gastronómico es un gran antidepresivo. Tiene efectos calmantes, relajantes y produce sensación de bienestar.

miércoles, 15 de abril de 2009

Alimentos que curan



Los expertos aseguran que el 50% de los tumores podrían evitarse con una dieta adecuada.
Prevenir siempre ha sido mejor que curar y en el caso de enfermedades tan graves como el cáncer merece la pena llenar tu despensa con alimentos que están demostrando tener propiedades anticancerosas.
1. Aceite de oliva: La grasa monoinsaturada
protege del cáncer colon-rectal. Al actuar sobre los ácidos biliares, el aceite de oliva disminuye el riesgo de evolución de la mucosa digestiva a adenoma o carcinoma. Sin olvidar que al mantener flexibles las arterias mejora la circulación y oxigenación de todos los tejidos.
2. Agua: No es un alimento, pero no podemos vivir sin ella. El agua mantiene vivas nuestras células, regula muchas funciones y ayuda a la eliminación de toxinas por la orina y heces.
3. Ajo y cebolla: El ajo y la cebolla contienen alicina, un compuesto rico en azufre que actúa como depurador del hígado, eliminando las sustancias tóxicas que se acumulan en la sangre y tejidos. Además, el ajo se une a las toxinas, neutralizando sus efectos en las células.
4. Algas: Son depurativas, ricas en minerales y vitaminas y contienen fibra. Las algas son una comida habitual en países como Japón, con una baja incidencia de cáncer de mama. Algunos especialistas las recomiendan para ayudar a eliminar los efectos secundarios del tratamiento con quimioterapia y radioterapia por sus efectos reforzadores del sistema inmunológico.
5. Arroz integral: En Japón el arroz es objeto de numerosas investigaciones contra el cáncer. Al ser una semilla, contiene inhibidores de la proteasa que parece que retrasan la aparición del cáncer. En el salvado de arroz existen sustancias anticancerosas que parecen proteger del cáncer del colon, mama y próstata.
6. Berenjena: Como otros vegetales de color violeta, contiene sustancias anticancerosas que parecen proteger a las células de las mutaciones que provoca el cáncer.
7. Cítricos: Es conocida su riqueza en vitamina C, son antioxidantes y estimulantes de las células de defensa. Además, no hay que olvidar que contienen flavonoides, protectores de los capilares sanguíneos que mantienen las membranas permeables y oxigenadas.
8. Coles: El brócoli, repollo, coliflor, berros y rábano no deben faltar en la mesa, son un cóctel antitumoral, refuerzan las defensas, eliminan los radicales libres y protegen las células.
9. Fresas: Son interesantes por sus efectos depurativos. Ayudan a limpiar el organismo de toxinas, contienen fibra, minerales y vitaminas.
10. Frutas del bosque: Las moras, arándanos y grosellas son ricas en un pigmento morado llamado antocianina que tiene un gran efecto antioxidante. También son ricas en vitaminas A y C, minerales, pectina y ácidos vegetales. Se están estudiando los efectos preventivos de estas frutas en el caso de la leucemia.
11. Frutos secos: Las nueces, avellanas, almendras y pipas de girasol son una fuente de vitaminas B y E, y minerales como el magnesio, manganeso, selenio y zinc. Con una pequeña cantidad se asegura un buen aporte de antioxidantes.
12. Legumbres: Lentejas, garbanzos, guisantes y judías pueden ser un elixir anticancerígeno. Las legumbres son muy ricas en fibras e inhibidoras de proteasas que previenen contra los tumores de mama y colon principalmente.
13. Manzana: Contiene ácidos clorogénico y elágico que bloquean la aparición de cáncer en experimentos con animales. Al tener pectina, la fibra también actúa favoreciendo la eliminación de toxinas a través de las heces.
14. Melón: Es rico en beta carotenos antioxidantes y contiene muy pocas calorías para mantener a raya los tumores relacionados con la obesidad.
15. Miel: Tiene propiedades antisépticas, por lo que es útil para evitar las infecciones asociadas al descenso de la inmunidad que conlleva el tratamiento con quimioterapia.
16. Pescado: Los ácidos grasos Omega 3 además de ser beneficiosos para el corazón y las arterias también se utilizan para mejorar el estado de las personas con cáncer.
17. Pimientos: El color amarillo, rojo y verde de los pimientos es la señal de su riqueza en beta carotenos junto a la vitamina C; ambos son antioxidantes y protectores de las mucosas. También contienen capsaicina que bloquea los compuestos precancerosos que aparecen en la carne y pescados ahumados y
curados.
18. Remolacha roja: El color morado de la remolacha roja esconde un potente regenerador celular, las betaínas.
19. Setas chinas: Las setas tipo maitake, shiitake y reishi se utilizan en la medicina tradicional china para reforzar el sistema inmune por la presencia de unos compuestos llamados betaglutanos que estimulan la fabricación de interferón natural, un eficaz anticancerígeno.
20. Soja: Las mujeres orientales tienen menor riesgo de padecer tumores de mama y ovario. Parece que la dieta rica en soja y sus derivados como el tofú, tempeh, miso o seitan es responsable de su invulnerabilidad. La soja contiene genisteína, inhibidores de las proteasas e isoflavonas, protectores frente al cáncer de mama.
21. Te verde: Contiene poli fenoles, que anulan los efectos de los nitros aminas y tiene poderes antioxidantes. Es un poderoso protector contra las radiaciones ambientales.
22. Tomate: El tomate crudo es muy rico en licopeno, un caroteno que le da el color rojo y que ha demostrado su papel protector frente al cáncer de próstata. También contiene otras sustancias en la piel y en las pepitas que tienen efectos anticancerígenos.
23. Uva: Las uvas con piel y pepitas contienen
antioxidantes como el resveratol que bloquean los agentes cancerígenos y el crecimiento de los tumores.
24. Yogur: Las bacterias beneficiosas que contiene el yogur ( acidófilos, lacto bacilos) regeneran la flora intestinal y evitan la aparición de productos tóxicos en la digestión. Muy útil para prevenir el cáncer de colon, pero se recomienda para todo tipo de tumores.
25. Zanahoria: El color naranja se debe a su riqueza en beta carotenos, conocido antioxidante. Es el vegetal protector de los fumadores por su capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio.
Más información en www.alimentacion-sana.com

Recordatorio


Get a Voki now!

martes, 14 de abril de 2009

Conservación de los alimentos. II parte


Sigo preparando el tema de la conservación de alimentos y he encontrado enlaces que nos pueden ayudar a desarrollar el tema. En la revista consumer hay un artículo en el que te enseñan a comer bien. En este artículo hay un enlace en el que se puede leer otro artículo sobre la educación alimentaria desde las aulas, así como un vídeo bastante interesante sobre los alimentos que contienen azúcar oculto.

En la página del Ministerio de Sanidad también hay desarrollado un tema sobre conservación y preparación de los alimentos que nos puede servir para desarrollar la unidad.



martes, 7 de abril de 2009

Renovarse o morir.

Leyendo, leyendo, he encontrado una presentación sobre web 2.0 que me ha parecido muy interesante. Aquí os la dejo




domingo, 5 de abril de 2009

Vacaciones: ¿estudiar o no?



Muchos estudios aseguran que un buen descanso y la realización de actividades al aire libre son fundamentales para el rendimiento escolar del siguiente periodo. Se producen diferencias importantes entre los niñ@s y adolescentes que tuvieron vacaciones y los que no.
Desde que en 1966 se publicó el llamado Informe Coleman en Estados Unidos, la mayoría de los estudios internacionales subrayan que lo que ocurre fuera del colegio determina de manera significativa el rendimiento escolar de los estudiantes.

Si pensamos que durante las vacaciones los niños pasan todo su tiempo fuera del colegio, es importante poder estimular sus actividades de tiempo libre no sólo para que lo pasen bien, sino también pensando en el rendimiento del trimestre que se avecina.

Salir al aire libre y compartir tiempo en familia estimula futuros aprendizajes de los niños.


El dilema de estudiar o no estudiar en vacaciones es muy antiguo. Expertos aseguran que si bien no se trata de practicar las tablas de multiplicar o de hacer largas y tediosas copias, el período de descanso puede aprovecharse para incentivar una buena lectura, visitar algún lugar histórico o idear algún tipo de actividad que dé la posibilidad de hacer algo más que sólo ver televisión.
De acuerdo a los estudios es común que niños que provienen de familias con mayores recursos participan en talleres de música, literatura, teatro, danza y pintura; hacen deportes náuticos o viajan dentro y fuera del país. En cambio los niños de escasos recursos tienen poco o nulo acceso a esas actividades y muchas veces ni siquiera cuentan con espacios recreativos estimulantes.
Aunque la mayoría de los niños está feliz sólo con escuchar la palabra "vacaciones", la verdad es que, con tanto tiempo libre, queda incluso tiempo para escuchar la consabida "estoy aburrido/a". ¿Qué hacer para estimularlos creativamente? Disfrutar del aire libre y de algún paseo familiar es siempre estimulante. Pero, en caso que no sea posible salir fuera, también en la casa y de acuerdo a las posibilidades de cada familia, no son pocas las actividades que se pueden realizar en estos días y que pueden activar la creatividad de los niños.

Ya sé que es un "coñazo" soportar a los niños durante las vacaciones, pero en nuestras manos está el ayudarlos para que el descanso se traduzca en el buen rendimiento del próximo trimestre. Todos los profesores nos lo agradecerán.